World Clocks

viernes, 28 de enero de 2011

Porque pequeños movimientos pueden hacer grandes desplazamientos.

Tenía pensado poner otra entrada, pero la realidad a veces te marca otros pasos y otras direcciones; y como hace dos días una amiga me envió un mail con la siguiente denuncia/campaña considero que esta ventana además de ser un hueco de desahogo personal tiene también el compromiso de ser un altavoz para quienes les tienen la boca amordazada mediante la fuerza física o la fuerza psicológica.
Espero y deseo con todas mis fuerzas que cada cual en su pequeña esfera personal podamos poner nuestro grano de arena para hacer de la justicia y de la paz algo más que un concepto intelectual.
No me enrollo más y que cada cual saque sus propias conclusiones. Abrazos.
Podeis encontrar esta información en:



Las ‘Violaciones Correctivas’, esa práctica salvaje de *violar a las lesbianas para 'curarlas' de su orientación sexual, suponen una verdadera crisis en Sudáfrica*. Pero un grupo de valientes activistas ha lanzando una llamada mundial para lograr ayuda para poner fin a estos atroces Crímenes de Odio, y parece que el gobierno está empezando a responder. *Démosles nuestro apoyo*. Firma la petición y envía este mensaje a todos tus amigos!

*Millicent Gaika fue maniatada, torturada y violada* durante cinco horas por un hombre que alardeaba de estar 'curándola’ de su homosexualidad. Sobrevivió de milagro, pero no se trata de un caso aislado. Este crimen espantoso constituye *una práctica habitual en Sudáfrica*, donde las lesbianas viven aterrorizadas ante los posibles ataques. Pero nadie aún ha sido condenado en ningún caso de 'violación correctiva'.

Sudáfrica, conocida como la "Nación del Arco Iris", ha levantado admiración mundial por sus esfuerzos en la lucha contra la discriminación tras el periodo del 'apartheid', siendo *el primer país cuya constitución estableció la protección de todos los ciudadanos contra la discriminación por motivos de orientación sexual*. Pero sólo en Ciudad del Cabo, la organización local Luleki Sizwe ha registrado más de una 'violación correctiva' por día, y la impunidad sigue reinando. La práctica de la 'Violación Correctiva' se basa en la idea escandalosa y totalmente falsa de que una mujer lesbiana puede 'convertirse en heterosexual' si es violada, pero lo cierto es que este atroz crimen ni siquiera es considerado como un "crimen de odio" en Sudáfrica. Las víctimas son a menudo mujeres negras, lesbianas, y marginadas. Ni siquiera la brutal violación en grupo y el asesinato en el año 2008 de Eudy Simelanede, la heroína nacional y antigua estrella de la selección sudafricana de fútbol femenino, logró darle un vuelco al problema. La semana pasada, el propio Ministro Radebe insistió en que el motivo es irrelevante cuando se trata de crímenes como la 'violación correctiva'.

*Sudáfrica se ha convertido en una capital mundial de la violación. Una niña sudafricana que nazca hoy tiene más probabilidades de ser violada que de aprender a leer*. Es algo impensable, pero una cuarta parte de las niñas sudafricanas son violadas antes de cumplir los 16 años. Son muchas las raíces del problema: la percepción de la existencia de unos 'derechos' masculinos (el 62 por ciento de los chicos mayores de 11 años creen que forzar a alguien sexualmente no constituye un acto de violencia), el empobrecimiento, los asentamientos superpoblados, el número de hombres desempleados y excluidos, la aceptación por parte dela comunidad. Y, en los pocos casos en los que las agresiones se denuncian ante las autoridades, se encuentran con una respuesta policial lamentable y unas decisiones judiciales excesivamente permisivas.

Estamos ante una catástrofe humana. Pero Luleki Sizwe y nuestros aliados de Change.org acaban de abrir una pequeña ventana de esperanza en la lucha contra dicha barbaridad. *Si en el mundo entero uniésemos ahora nuestras voces en apoyo de estas valientes activistas, podríamos lograr que hubiese justicia para Millicent y la adopción de medidas a nivel nacional para poner fin a las 'violaciones correctivas.

Se trata, a fin de cuentas, de una batalla contra la pobreza, el patriarcado y la homofobia. Frenar la marea de violaciones requerirá de un fuerte liderazgo y de acciones coordinadas dirigidas a lograr una profunda transformación en Sudáfrica y en todo el continente. El Presidente Zuma es un Zulú tradicionalista, el cual también se ha visto sometido a un juicio por un caso de violación. Aun así, el año pasado condenó públicamente el arresto de una pareja gay en Malawi. Asimismo, en respuesta a la enorme presión ciudadana nacional e internacional, Sudáfrica aprobó finalmente una declaración formal de las Naciones Unidas oponiéndose a las ejecuciones extrajudiciales en casos relativos a la orientación sexual.


Si nos unimos en masa a esta llamada mundial a la acción, podremospresionar a Zuma para que tome partido, impulse las accionesgubernamentales que tanto se necesitan, e *inicie un debate nacional quecambie sustancialmente las actitudes de la población hacia lasviolaciones y la homofobia en Sudáfrica.

2 comentarios:

Rosa dijo...

Los pelos de punta!!!!

Besoss

Sâddha dijo...

Desde luego Rosa. Y luego hay quien presume diciendo que la humana es la especie más avanzada. ¡¡Hay que joderse!!

Besos.