World Clocks

domingo, 12 de abril de 2009

El chino y el arroz

Como conclusión al anterior post y aplicable a todas aquellas cosas que nos rodean y nos cuestionan. Ahora que han terminado estas fechas tan señaladas para los creyentes y para los no creyentes, pues digamos que los efectos colaterales salpican a todos de una u otra forma, bien sea a través del ajetreo de viandantes y procesiones en calles, o de las procesiones de coches de todos aquellos que aprovechan la coyuntura de un puente para escapar de sus lugares habituales; la cuestión es que ya todo esto pasó y todo vuelve a la “normalidad”. Y como esta “normalidad” me seguirá sorprendiendo aunque no haya tambores ni saetas por medio...

El Chino y el Arroz

Un hombre estaba poniendo flores en la tumba de su esposa, cuando vio a un hombre chino poniendo un plato de arroz en la tumba vecina.
El hombre se dirigió al chino y le pregunto, levemente burlón:
- Disculpe señor ¿de verdad cree usted que el difunto vendrá a comer el arroz?
- Si , -respondió el chino- cuando el suyo venga a oler sus flores ..

MORALEJA:
Respetar las opiniones del otro, es una de las mayores virtudes que un ser ser humano puede tener.
Las personas son diferentes, por lo tanto actúan diferente y piensan diferente.
No juzgues.... solamente comprende....

4 comentarios:

dezaragoza dijo...

En cierto modo es cierto, en cierto modo me rebelo. No todas las opiniones son respetables.

Sâddha dijo...

Yo respeto todas las opiniones, otra cosa es que las comparta, lo que no respeto es todas las acciones, es decir, si alguien piensa que mi padre se tendría que morir, yo respeto su opinión aunque no la comparta, otra cosa es que haga esa persona por matarlo, entonces me tiro a su yugular sin pensármelo dos veces. Pero entiendo tu intención o creo entenderla.

Cris dijo...

Sabes que estuve haciendo las prácticas en la FSG, no? Allí estas cosas estaban a la orden del día. A cada uno que le comentaba que estaba allí, tenía algo que decir:
"Es que no se integran... es que van siempre juntos... es que salen de casa en zapatillas..."
¿Pero a ti en qué coño te afecta que salgan en zapatillas? ¿Te dicen ellos algo porque siempre vayas solo? ¿Por qué se tienen que integrar ellos a tus costumbres?

En fin, que te echábamos de menos en vacaciones...

Sâddha dijo...

Cris, suele pasar que somos así de gilis, nos dedicamos a sobredimensionar ciertos "defectos" cuando los vemos en otro cuerpo, aunque la realidad sea que esa imagen que vemos sea una disminución de lo que realmente nosotros tenemos.
Ya sabes por donde anduve en mis vacas.