World Clocks

jueves, 2 de abril de 2009

Constelaciones.


José Santiago Lavado, alcalde de un pequeño pueblo de Extremadura, decide renunciar a la mitad del sueldo que le corresponde por el cargo que ostenta a fin de utilizar ese dinero en crear un puesto de trabajo en el municipio.
Explica el alcalde que lo hace ahora «porque estamos en situación de crisis con mucha gente perdiendo su empleo y porque yo tengo mis necesidades cubiertas y moralmente entiendo que debo actuar así».
Se trata de una cuestión de «autoridad moral»


Juan Antón un agricultor valenciano, invirtió el dinero ahorrado que anteriormente gastaba en tabaco en desarrollar un proyecto de agricultura ecológica en la República Democrática del Congo, con la intención de combatir el hambre en África.
La idea surgió hace años, en un viaje a Honduras, cuando Antón conoció a un limpiador de coches que le dijo cuánto ganaba al día. “El dinero que yo me fumaba en un día era lo mismo que lo que él ganaba trabajando”, comentó Juan, quien dejó de fumar y calculó que en cinco años podía reunir 6.000 euros
Este dinero ha sido invertido en la compra y mantenimiento de dos hectáreas de terreno en Bubaku, y 400 árboles tropicales que crecen cultivados por el cabeza de una familia de nueve personas a quien Antón paga todos los meses 80 dólares.
Este valenciano también compró con 1.000 dólares la casa de madera donde vive la familia.
“Si la gente se diese cuenta de qué barato es ayudar a los demás lo haría más”, afirma convencido Juan, quien habla con esta familia por internet y por teléfono, pero que no tiene planeado visitar Bukavu porque, según afirma, con los 700 euros que cuesta el vuelo, puede comprar más hectáreas para plantar más árboles.


En la final de 200 metros lisos de la olimpiada de Beijing, entra en segunda posición y como medalla de plata el atleta de Antillas Holandesas Churandy Martina. Posteriormente le es arrebatada la medalla al quedar descalificado por haber pisado la línea de su calle y se le otorga al atleta norteamericano Shawn Crawford que entró por detrás. Meses después en la recepción de un hotel en Zurich donde se hospeda Martina, es dejado un pequeño paquete para él; encontrándose con la sorpresa al abrirlo y comprobar que era la medalla de la que fue desposeído por ese pequeño fallo en la carrera.
Crawford, posteriormente afirmó “si un rival me saca 10 metros me importa un comino si va por el centro de la calle, iba a ganarme de cualquier manera y tampoco molestó a nadie"… "No lo he hecho porque fuera lo más justo, sino porque, como atleta que soy sé cómo se tenía que sentir". Crawford, quien ya tenía en sus vitrinas una medalla olímpica de oro, la de Atenas 2004 añadió, "sé que todos nos entrenamos y competimos durante cuatro años para llegar a los Juegos. Él llegó, le dijeron que había terminado segundo y dio la vuelta de honor. Puedo comprender su humillación y lo ridículo que debió sentirse. Tenía que hacerlo, tenía que darle la medalla".
Crawford no se ciñó a la regla del juego sino que apeló a su corazón.



Quizás estos casos sean anécdotas en un mundo donde cada minuto mueren millones de personas por hambre y violencia, donde se mutilan derechos fundamentales con la misma facilidad con que se hunde una piedra en el agua; y el desequilibrio se hace tan patente que deja la sensación de que el planeta fuese a volcar de un momento a otro hacia el abismo profundo y oscuro del universo. Habrá incluso quien piense ¿y qué se soluciona con un puesto de trabajo? o ¿qué hambre quitan 400 árboles? o ¿para qué se establecen entonces unas reglas?

Sigue floreciendo el desierto de atacama cada vez que la esquiva lluvia se deja caer sobre su polvoriento y seco suelo. Debajo de la desolación parecen estar esperando escondidas bajo la arena y las piedras esas minúsculas plantas que aisladas se desintegrarían como una sola estrella en la inmensidad de la noche pero que en conjunto forman constelaciones multicolor capaces de convertir el yermo en vida.

Así yo, voy recopilando historias y circunstancias con las que construir mi vía láctea existencial que me sirva de guía y camino para este paréntesis llamado vida.

4 comentarios:

dezaragoza dijo...

Sublime. Lo digo completamente en serio, vuelves a dejarme con las lágrimas en los ojos y de todos los blogs que leo este es el único que lo consigue. Me estás haciendo crecer emocionalmente a golpe de tecla. Cada día me doy más cuenta de lo rico que soy, por esta y otras muchas cosas.

Abrazos.

Majo dijo...

Era de imaginar que, teniendo un perro como imagen -y me da la impresión de que es tu perro-, tuvieses tanto corazón.

Te contaré algo. Una amiga de mi madre es lectora acérrima de la revista "Pronto", y de vez en cuando hace un montoncito y se las pasa a mi madre, a la que no le importa leer números atrasados.

Bien, cuando voy a casa de mi madre los domingos a comer, leo esas revistas, y ni te imaginas la cantidad de historias de estas que acabas de contar que te encuentras. Héroes anónimos, historias de superación, noticias que pasan desapercibidas enmascaradas por tanta historia repetida a diario en los noticieros.

Nunca se me había ocurrido coleccionar esas noticias, al menos para no perder la esperanza de que hay buenas personas.

Pensaré sobre ello, Sâddha. Dos besitos.

Cris dijo...

El mundo está lleno de historias así. Pero sólo se da publicidad a las otras.

Lo malo es que estas cosas nos sorprendan por lo raras que son.

Besitos...

Sâddha dijo...

Hola a l@s tres.
Ante todo dezaragoza gracias por tus palabras, me emociona que te emociones. Pero sobre todo me alegra enormemente que seamos conscientes de lo ricos que somos, creo que ese es primer paso para poner nuestro granito de arena en la construcción común de este mundo.

Majo procuro tener buen corazón y para ello me fijo mucho en mi perro y en el resto de seres vivos, porque si bien los humanos tenemos la razón el resto tiene el corazón (que no quiere decir que nosotros no lo tengamos, sino que usamos más la razón y creo que puede ayudar tomar nota del resto de seres vivos para tener un poquito de equilibrio). Lo que me cuentas de tu madre puede ser un buen ejercicio de lecturas e información alternativa a tanto rollo con el que nos bombardean.

Cris, lo has clavado con tu segunda opinión, lo jodido es que nos sorprendan estas cosas y haya que ir rescatándolas dentro de un naufragio de negatividades y malos rollos. Pero bueno si hay que pescarlas pues se pescan. Quizás siguiendo con el simil del naufragio estas historas sean como mensajes en una botella en donde se nos manda esperanza para seguir.

Besos constelados a l@s tres.